BOBRYK - Musclemag

ANDRIY
BOBRYK
Muchos
de los considerados
superdotados nunca
pensaron ellos mismos que lo fueran, hasta
que llegó un día en que descubrieron que destacaban con facilidad en alguna actividad que
a los demás les resultaba difícil. Puede que
ese fuese el caso del ucraniano afincado en
España, Andriy Bobryk, porque al poco de
empezar a entrenarse con pesas desarrolló
tal cantidad de fuerza y de músculo que
sus próximos le animaron a subirse a un
escenario de competición y al poco se
proclamó campeón de España de
los pesos pesados. Bueno, no sé
si el chico tiene otras habilidades
o facilidades especiales para otro
tipo de cosas, pero desde luego
en mi opinión se diría que está
especialmente dotado para el
culturismo.
Seguro que os gustará conocer a este sensacional culturista.
De estudiante ucraniano
a campeón de España
de culturismo
CAMPEÓN
DE ESPAÑA
A LA PRIMERA
Andriy nació en Ucrania el 19 de mayo de 1985
y tiene tres hermanos mayores, uno es gemelo
suyo. El chico hizo sus estudios primarios y
luego sacó su carrera universitaria como ingeniero-mecánico. De joven se dedicó al atletismo y empezó a entrenarse con pesas a los
18 años, dedicándose al powerlifting porque su
fuerza era muy considerable, destacando en la
especialidad del press de banca, pero una lesión
en el pectoral le obligó a apartarse de su carrera
como powerlifter y lo que fue una pérdida para el
deporte rey de la fuerza fue un descubrimiento
para el culturismo.
Por Cándido Moro
Hay personas que están dotadas
para los estudios, el arte, los
negocios o los deportes. Son esos
que logran con facilidad lo que a
los demás les lleva años o incluso
que nunca consiguen. Son los que
decimos que tienen un don.
No sé si Andriy Bobryk tiene un
don especial para el culturismo,
pero conozco a docenas que
culturistas que se han esforzado
durante años por conseguir ganar
una competición, mientras que él
se proclamó campeón de España al
primer intento.
142
MMI 287 I www.musclemag-es.com
Los hombros y brazos de Andriy
son absolutamente excepcionales.
“Yo siempre he sido amante del deporte y los
físicos grandes y fuertes me han gustado desde
que era pequeño –dice Andriy– y vimos una
película con mi hermano gemelo, la de Canguros y eso acabó por motivarnos para empezar a
trabajar mucho más seriamente en el gimnasio”
recuerda Andriy y añade sobre aquellos primeros tiempos “Siempre he sido de constitución
delgada, así que tenía grandes problemas para
ganar peso. Entonces pesaba 70kg” asegura
él. “El primer año noté cambios sustanciales y
me sentía muy a gusto, porque empecé a ganar
mis primeros kilos y pensaba… ¡ya soy un tío
grande!” cuenta riendo, porque en realidad su
ganancia de músculo fue bastante considera-
Fijaos en la cintura de Andriy
durante su victoria en el
campeonato de España.
ble y rápida, se diría que su cuerpo reaccionó
pronto a los estímulos de los hierros.
Bobryk asegura que su familia siempre le
ha apoyado. “Desde el principio tuve un gran
apoyo de parte de mi hermano gemelo, que
siempre ha entrenado conmigo y hasta ahora
me ha apoyado, junto a mis familiares; ellos
están orgullosos de mi carrera deportiva, recorriendo conmigo un buen trayecto en la vida”.
Andriy mide 1,81 metros y pesa 111kg en la
fase de volumen y 97kg recortado y en forma
de competición, lo cual es mucho músculo.
Confiesa que siempre admiró a Lee Priest,
Shawn Ray y Ronnie Coleman, así como a
otros profesionales que siempre tenía colgados
de la pared de su habitación para inspirarse.
En su primer año de competición aquí en
España, (en 2013) el ucraniano se proclamó
campeón regional de la primera edición Whey
Store y subcampeón del Open nacional de ese
mismo evento, luego fue campeón absoluto de
la Copa Catalana Despertaferro y por fin para
acabar el año se proclamó campeón de España
IFBB en categoría + 90kg. Nada mal para un
debutante, que un su primer intento se corona
ni más ni menos que campeón de España.
Bueno, no sé si tiene un don, pero os aseguro que sobre el escenario de Sevilla de ese
campeonato de España había grandes físicos.
Entrenamiento y dieta
al estilo Andriy Bobryk
El desarrollo muscular de Andriy es excepcional, pero aunque podamos pensar que su dotación genética es muy buena, tampoco es que
éste sea es fruto del azar, sino que es el resultado de un trabajo duro y continuado y además
realizado con mucho análisis.
“Cada año de entrenamiento ha sido una
enseñanza para mí, sobre todo lo que conlleva
esta filosofía de vida. Cada día voy aprendiendo
y lo que yo siempre digo… ¡y siempre hay
cosas nuevas por descubrir! Me encanta este
deporte y todo lo que supone; entrenamiento,
dieta, disciplina, perseverancia... En fin, es mi
estilo de vida” asegura el ucraniano, que no ha
cesado de evolucionar.
“Con 18 años no tenía ningún sistema de
entrenamiento, iba haciendo sesiones de bíceps
y de abdominales, pensando que eso era suficiente. Hoy todo ha cambiado. Los grupos
musculares que más disfruto entrenando son:
brazos, hombros y pecho. Y el grupo muscular que más me cuesta es la parte inferior, las
piernas ya que, no las entrené durante mis principios” pero asegura que está en ello y además
con mayor énfasis ahora.
Hoy tiene claras las ideas. “Mi objetivo es
entrenar duro pero, correcto y limpio y mi meta
no es levantar mucho peso, sino construir músculos de buena calidad, así que el peso es secundario, porque es la herramienta, no el fin”.
Y Andriy también ha buceado en los entresijos de la dieta, porque sabe que constituye el
otro pilar del progreso.
“La dieta tiene la mayor importancia, sin una
buena dieta no hubiese podido conseguir lo
que he logrado y lo que todavía me falta por
conseguir si Dios quiere. Antes comía de todo
lo que me apetecía, en cambio ahora como lo
que necesita mi cuerpo. En definitiva, se trata
de llevar unos hábitos alimenticios adecuados,
en una palabra, comer sano” dice rotundamente Andriy, que añade que sus asignaturas
pendientes en las que está poniendo más atención son las piernas y la espalda, pues su objetivo es llegar a competir a nivel internacional.
Tanto es así que aspira a convertirse en profesional y en poder subir algún día al escenario
ddel Mr Olympia,
aalgo que no es ni
m
mucho menos desccabellado en vistas
dde su actual desarrrollo y del potenccial de crecimiento
qque tiene y sobre
todo si tenemos en cuenta que Andriy cuenta
con la ayuda de su preparador, Miguel Ángel
Martínez, que es quien le ha ayudado a llegar a
dónde ha llegado en tan poco tiempo.
En estos momentos está concentrado en
construir más masa muscular de calidad para
reaparecer este año en competición y dejarnos
a todos boquiabiertos.
El lado más personal
de Andriy
Este coloso de más de 110 kilos de músculo
es un joven amable, optimista y muy deportivo
que siente un gran respeto por las reglas y por
los jueces y siempre acepta las decisiones, sean
las que sean.
“No he competido demasiado, pero no
tengo ninguna queja de los jueces, al contrario, estuve muy a gusto y cómodo al ser mi primer año compitiendo y tenía que familiarizarme
con cómo funcionan los campeonatos y todo”.
También tiene claro que se siente muy a gusto
compitiendo bajo las reglas de la FEFF y aunque respeta a las demás entidades culturistas,
dice: “Prefiero centrarme en una sola federación
de calidad y rango internacional como IFBB.”
Aunque parezca mentira, este
culturista sólo había subido al
escenario en tres ocasiones.
Andriy Bobryk sigue perfeccionando su físico cada día
para arrasar en su reaparición sobre un escenario.
Dicho esto, eso no significa que Andriy no
piense que nuestro deporte no mejorar y por
eso asegura que si en su mano estuviese…
“Intentaría que fuese un deporte reconocido
por el sistema, y poder subvencionar a todos
los atletas que nos dedicamos año tras año sin
ninguna ayuda económica”.
En el ámbito más personal, subrayar que a
Bobryk le gusta todo tipo de música “Depende
del momento en que la escuche, por puedo disfrutar de estilos muy distintos” asegura él.
A Andriy le gusta dar una imagen correcta
dentro y fuera del gimnasio: “Normalmente
visto ropa que me arregle pero, a la vez
cómoda. No soy del extremo de llevar trajes,
pero sí me gusta siempre estar bien arreglado”
declara el ucraniano, que también admite que
uno de sus pasatiempos favoritos es el cine. “Sí,
me gusta mucho el cine y sobre todo si se trata
de comedias”.
A pesar de que sube al escenario muy rajado,
lo que es signo inequívoco de que sabe bien
cómo ceñirse a una dieta de definición, lo
cierto es que Andriy confiesa… “Soy bastante
goloso, todo lo que sean dulces me encantan, y
también las pizzas, las hamburguesas, etcétera,
ya que en dieta me privo de muchas delicias,
cuando estoy en fase de volumen me permito
algunos caprichos para relajar la mente” admite
el campeón de España de 2013, quien también
reconoce que no es habitual lector de libros,
pero sí que en cambio le gusta leer revistas de
nutrición, deporte...
Con su impresionante corpulencia, Andriy
trabaja de controlador de accesos y es una tarea
que desempeña con mucha precisión.
Bueno, como decía al principio, algunos parecen tener un don para ciertas cosas, y en vistas
de la cantidad de músculo que ha conseguido
desarrollar Andriy Bobryk y que en su primer
intento se ha proclamado campeón de España,
yo diría que ha nacido para ser culturista.
www.musclemag-es.com I MMI 287 143
`